sierra

Habitantes de caletas El Sauce y Sierra en la región de Coquimbo son los primeros beneficiarios del programa “Caleta de Agua”. Iniciativa liderada por la Subpesca que busca fortalecer la actividad productiva de las comunidades pesqueras a través de un mejor acceso a este vital recurso.

Dentro del conteiner, Patricio observa cómo se produce el milagro –dice- de la transformación del agua de mar, oscura y salada, a un líquido limpio y transparente de la recién inaugurada planta de osmosis inversa de Caleta El Sauce. Localidad rural situada en la comuna de Ovalle, que gracias a este moderno sistema, su sindicato de trabajadores independientes, buzos mariscadores, algueros y ramos similares podrá seguir creciendo de una manera más sustentable.

Y es que ver esta transformación que viene del mar, “él mismo donde recolectamos y extraemos locos, erizos, lapas y choritos de las áreas de manejo, es algo que realmente ha cambiado la vida y el futuro a esta caleta”, cuenta Patricio Contreras, presidente del grupo de algueros de caleta El Sauce.

Al igual que El Sauce, Caleta Sierra, ubicada también en la provincia de Limarí, es otra de las comunidades pesqueras de la región de Coquimbo beneficiadas este año con el programa “Caleta de Agua”. Iniciativa piloto impulsada por el Fondo de Administración Pesquero (Fap) de la Subpesca que busca promover el desarrollo integral y sustentable de las caletas rurales de Chile, a través del equipamiento de pequeñas plantas desalinizadoras de agua de mar operadas de forma autónoma y en un ciento por ciento con paneles solares fotovoltaicos.

La llegada de la planta desalinizadora a la caleta, relata Pedro Cañete, representante de la asociación gremial pescadores artesanales, “ha sido muy bien recibida y valorada por todos los miembros, primero porque nos da la oportunidad de contar con nuestra propia fuente de agua limpia y purificada para trabajar, y segundo a muy bajo costo energético en su mantención”.

Programa Caleta de Agua

Ambos proyectos de energías renovables (osmosis inversa), explica José Luis de La Fuente, director ejecutivo del Fondo de Administración Pesquero (Fap) buscan mejorar el abastecimiento de agua a las caletas del país que tengan altos costos por el consumo de agua, “entregando no solo una cobertura total a la demanda de agua dulce -con un máximo de 8.000 litros por día por cada planta- sino con la idea de mejorar las capacidades productivas y de emprendimiento de estas organizaciones pesqueras, mediante iniciativas amigables con el medio ambiente que les permitirán diversificar sus actividades comerciales”.

A estos dos proyectos se suman este año seis nuevas iniciativas de instalación de sistema de desalinización de agua de mar, mediante osmosis inversa, en Caleta Pajonales, Barranquilla y Los Broces (Atacama), Caleta Río Limarí (Coquimbo), Morhuilla (Biobío) y Caleta Río Chepu (Los Lagos) con un inversión total de 484 millones de pesos.

Y también otros quince proyectos de instalación de sistemas fotovoltaicos on-grid, por más de 589 millones de pesos, en caleta Chañaral (Atacama); puerto de Coquimbo y caleta Punta Choros (Coquimbo); caletas Pellines y Curanipe (Maule); caletas Infiernillo, Tubul, Quidido y puerto San Vicente (Biobío); puertos Carelmapu, Calbuco y Anahuac (Los Lagos) y caleta Palo Muerto, Niebla y Puerto Mehuín en la Región de Los Ríos.